Una bonita experiencia, de 5 estrellas, buenos alojamientos, mejores desayunos y todo muy bien organizado, las bicicletas ya estaban al llegar a Oporto. Una gran ayuda para hacer el camino y poder disfrutarlo.